Como decimos “Amor” y “Paz”?

Como decimos “Amor” y “Paz”?

   

 

Interrogada por la pregunta de la universalidad del arte y de la naturaleza humana, la artista y pedagoga musical Nicole Coppey, fundadora de la Escuela de música “Un, Deux, Trois, Musiques..” en Sion, muestra el camino que acompaña su proyecto

 

Nicole Coppey

 

Para comenzar la idea ha sido de superar una simple “interpretación” de las obras y de colocarlas al servicio de un concepto, para crear la materia prima de una nueva obra, recreada de una forma mas global.Esta realización, por lo tanto, ha estado pensada alrededor de la idea de un tema, en este caso, el del amor y su vínculo esencial que mantiene con lo humano, con la humanidad, dándole así toda su razón de ser. Posteriormente hemos escuchado ese tema del Amor, uniéndolo al tema de la Paz, porque no puede haber Paz si no hay Amor. Para magnificar esta unión, hemos encontrado hermoso de escoger no solamente obras musicales , sino también de poesías, ya que la bella obra poética eleva el alma, uniendo entre ellas las artes como la música, el canto y la poesía...

Hemos buscado a tomar en mano esa relación entre esos dos temas, declinándolos en diferentes culturas. Para ellos, nos hemos remontado a las fuentes, tomando en préstamo la puerta del lenguaje, verdadero espejo revelador y materia que alimenta las civilizaciones. Hemos querido ir a escuchar directamente al corazón de la cultura, come el Amor y la Paz suenan, resuenan, razonan y hablan a los pueblos, en su lengua propia. Para acercarse a su natura propia, hemos preguntado a personas de la lengua de cada país de su ayuda para pronunciar, leer o hablar. Nada mejor en efecto, que de intentar de hablar la lengua del pueblo para comprender y sentir la intensidad de una palabra...de esa palabra...que significa esto en esa cultura y otra cosa en otra, en sí sentir los procesos de la comunicación por la escucha, la comprensión y la transmisión al otro? Paso eminentemente relacional también, que entra en contacto con personas tan diferentes dentro de sus referencias culturales, pero si semejantes en su humanismo. Esos momentos de intercambios, partes integrantes de la aproximación heurística, constituyeron los elementos intensos del proyecto, totalmente como la búsqueda subyacente. Esta consiste en recolectar datos musicales, etnológicos y revela una dimensión sociológica que llama a la inteligencia, la percepción, el lenguaje, el razonamiento como también un aspecto científico. Una vez terminado, este paso, me hace a propósito mas y mas pensar en Kodály, etnomusicólogo y pedagogo húngaro, que colocaba en relación música y sociedad, o también pedagogía y ciencias del conocimiento para formar una verdadera imagen sociológica.

 

Acompañar en el cotidiano

Otro punto fuerte de nuestro concepto, el canto interpretado por la voz de un niño, en toda su autenticidad y sa pureza. Ese canto, que habla del Amor y sus sufrimientos en la Paz, abre a una mística más intensa, engendrada en la complementaridad de el Amor y de la Paz.

Es finalmente bajo la forma de un CD que ese concepto original a tomado forma. La emoción del instante, del concierto, de “en vivo” es importante, ya que es auténtico y lo aprecio mucho, pero el soporte del disco grabado permite un permeablidad mucho mas profunda, que acompaña a los oyentes en su cotidiano, en esos instantes anodinos que tejen el vestido de nuestras vidas y constituyen en este hecho el soporte profundo de nuestra humanidad. Instante cuajados en un soporte llamado a vivir mas allá del presente, a perdurar en el cambio cercano, como islas en medio de los flujos del tiempo.

En este disco , encontramos bellas piezas del repertorio romántico, interpretadas por dos jóvenes músicos del Valais-Suiza, y por un pianista checo de carrera internacional. Después, lentamente , la música se entrelaza sutilmente con el camino poético. Los sentimientos se visten de palabras, se exprimen en frases, rebotando en sonoridades provenientes de culturas diversas y declamados en su lengua de origen. Colocar palabras sobre los sentimientos, es un poco traicionar su natura profundamente íntima. Sin embargo, el sentido artístico de los grandes poetas a permitido de nombrarlos, para que puedan extraerse de su isolación interior y llevar a la oreja y al corazón del otro todo eso que ellos son, todo eso que ellos representan. Primeros intercambios indispensables en el Amor y en la Paz, las palabras transportan las alegrías, las penas , las angustias y las esperanzas. Reveladoras de cada lengua y de cada cultura, estas palabras se exprimen todas en sonoridades y dinámicas bien propias. Pero mas allá de sus consonancias , son todas la emanación de la raíz común de nuestra humanidad y ayudan a cada uno a comprender al otro.

Otro aspecto pedagógico de este concepto: la reunión de edades marcadamente diferentes, como la mas jóven, Laura Coppex en el canto(11 años en la grabación), Timothée Coppey en el violín(15 años) y Domitille Coppey(18 años) en el violoncello, así también como el pianista Petr Jirikovsky y Céline Oreiller, una jóven abierta a las culturas y que no solo ha cooperado a la concecpción, sino también a prestado su voz en varios poemas en lenguas extranjeras.

 

Usted puede leer este artículo en el RMS 1 / 2010